Ana Ruesga: Tela de arte

Tela de arte

En su taller (Marqués del Nervión, 38, B) hay recortes de diseños de Gaultier y de Armani, porque a Ana Ruesga la moda que le interesa es la que tiene un compromiso artístico.

Me entusiasmé cuando vi el primer desfile el año1992, en la plaza de toros de Sevilla; me llamó la atención la relación que tuvo Yves Saint Laurent con la pintura, plasmada en algunas de sus colecciones y es curioso que me entusiasmara el creador japonés Kenzo y que ahora, con el paso de los años, se dedique a pintar. Creo que todo está interrelacionado: pintura, moda y diseño.

Ana Ruesga dice que es pintora por genética: su padre es el pintor José Ruesga y su madre, la artista textil Chomín Navarro. Con ella tuvo su bautismo de fuego.

Teñía telas con el sistema de tintes naturales a partir de cáscaras de cebollas y con cochinilla, un insecto que parasita las chumberas, método que están recuperando en Canarias. Pero también con el sistema batick, a partir de reservas de ceras. Lo primero que hice fue cuadros con telas teñidas y en el 93 empecé con pañuelos y mantoncillos. Dos años después me metí de lleno en el tema agrícola y medioambiental, concretamente vivía en el campo y estaba al frente de una huerta de naranjas ecológicas.

Mantón de terciopelo

Pero donde hubo fuego quedan los rescoldos y la llamada de la sangre pictórica le hizo regresar en el año 2003 a un oficio para el que se fue preparando con cursos de grabado, de dibujo al natural y de estampación.

He retomado mi antiguo cometido con una nueva técnica, cuyo proceso se hace en frío. Son tintes llamados reactivos para estampar o pintar y que una vez que se secan se pueden lavar en la lavadora a cuarenta grados. Con este método hago telas para trajes de flamenca, con estampados exclusivos, mantoncillos, mantones, fulares y pañuelos, en tejidos nobles puros como las sedas y los algodones, aunque ahora estoy experimentando con terciopelo, mezclado con seda y viscosa. Mi intención es trabajar el mantón de terciopelo para que sea una prenda de verdadero abrigo en las desangeladas noches de la Feria.

Ana Ruesga, que se considera más pintora que artesana, imparte un taller de collages en el Aula de Mayores de la Fundación Cajasol, mientras busca nuevas vías de comercialización para un artículo exclusivo, producto de una labor que tiene que ir acompañada de una fuerte vocación.

La estampación artesanal requiere además mucho trabajo físico y muchas horas de dedicación, que no compensan económicamente, aunque personalmente te dé muchas satisfacciones. De todas formas, creo que este oficio puede divulgarse a través de los talleres, como ocurre en los países centroeuropeos. Actualmente, la artesanía se está desarrollando como diseño creativo, porque habría que diferenciar entre la artesanía tradicional y la contemporánea, en la que se conjugan con gran éxito técnicas antiguas e innovadoras.

Esta pintora, que admira la tenacidad de mujeres como la científica Marie Curie, uno de sus ídolos desde que era adolescente, tiene a la naturaleza como su más agradecida fuente de inspiración.

Reeducar el consumo

Pero los pájaros y las plantas que recalan en su original patio urbanita con visos de jardín oriental no le impiden estar al día de lo que se cuece a su alrededor.

¿Que para qué sirve una crisis? Pues para reinventarnos, repensarnos, reaprender muchas cosas. Lo bueno sería que surgiera gente nueva y mezclar tendencias diferentes, porque la criba ya se encarga el tiempo de hacerla a largo plazo. Dicen que sí, que la ecología se impondrá, pero este fenómeno ya es importante para mí desde hace años. Lo que espero es que la crisis pueda servir para reeducarnos en el consumo y en la oferta y la demanda. Mire, Zara es una idea perfecta, pero yo no soporto ir todas las temporadas de compras. Preferiría una ropa intermedia que durara más tiempo, entre otras cosas porque hay prendas a las que les cojo cariño.

FUENTE: ABC DE SEVILLA

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *